Limpian tinacos y cisternas de escuelas en la Benito Juárez

Agua
Agua

La comunidad de Benito Juárez está presenciando una intensa movilización de recursos y personal en respuesta a los recientes problemas de agua contaminada. El aumento de la presencia del Ejército Mexicano y la Marina en el puesto de mando del Parque San Lorenzo destaca entre las medidas más notables.

Con la duplicación de elementos militares en las últimas 24 horas y el apoyo significativo de la Marina, la capacidad operativa en la zona ha visto un incremento sustancial. “Contamos con una planta purificadora de la Secretaría de Marina que facilita la producción de hasta 350 garrafones por hora”, explicó Luis Arzate Sandoval, Comandante del 59 Batallón de Infantería.

Además, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) ha colaborado estrechamente con las fuerzas armadas para asegurar la limpieza de tinacos y cisternas en al menos 10 escuelas dentro de la alcaldía. El procedimiento incluye vaciar, limpiar y volver a llenar estas instalaciones con agua purificada, garantizando así la seguridad y salud de los estudiantes y personal educativo.

La preocupación por la calidad del agua ha llevado a un aumento en la afluencia de ciudadanos al parque San Lorenzo, donde se organizan filas para obtener garrafones de agua y solicitar servicios como el lavado de cisternas. Gregorio, un residente local, compartió su experiencia: “Ya registramos nuestro condominio para el servicio de limpieza y posterior abastecimiento de agua a través de pipas.”

Este incidente ha tenido un impacto directo en la salud pública. Los servicios médicos del Ejército han incrementado sus actividades, atendiendo casos como el de Alfredo Gutiérrez, afectado por una reacción alérgica significativa. “Sufro de conjuntivitis y ronchas en la piel desde que empezó esta situación”, mencionó Gutiérrez, resaltando las consecuencias personales de la crisis.

Paralelamente, la demanda de agua embotellada ha escalado dramáticamente, con distribuidores locales, como Omar, reportando un aumento considerable en las ventas. “La demanda casi se ha duplicado. Antes vendía hasta 60 garrafones diarios y ahora vendo 100”, dijo Omar, destacando la creciente necesidad de alternativas seguras de agua.

El esfuerzo coordinado de las autoridades y las fuerzas armadas subraya el compromiso con la salud y seguridad de los habitantes de Benito Juárez. A medida que la situación evoluciona, se espera más actualizaciones y medidas preventivas para garantizar el acceso continuo a recursos hídricos seguros y limpios.